¡Hagamos grupo!

wassap

Aunque sé que a algunos lectores puedan sentirse afectados por mi reflexión de  hoy, no puedo dejar de mencionar mi sentir frente a los grupos de “wassap”. Pero es que la verdad, a veces se puede convertir en un tema que se escapa de las manos.

Normalmente los grupos de mensajería instantánea suelen crearse con un fin específico: organizar un evento, mantener comunicación abierta con miembros de la familia o amigos, colegas de trabajo, organizar una celebración o simplemente comprar un regalo, entre otros motivos que tengo en mente.

Si es por un tema específico, queda claro que una vez alcanzado el objetivo uno tendría todo el derecho a salirse del grupo sin mayor trámite ni dilación. No obstante y por razones del mismo sistema aparece un mensaje quasi aterrador: Fulano ha salido del grupo

¡Dios mío! Eso puede convertirse en una cachetada para los que se quedan, o sembrar la preocupación en el resto de los miembros, o que alguien se pique y se sienta ofendidísimo. Es casi como una afrenta del medioevo. ¡Ah pucha! Si Zutana se salió, nos desprecia! ¡No quiere parar con nosotros! Igual se hubiera quedado, para lo mucho que comenta…. Seguro que nunca lee nuestros mensajes o sea que da igual… y un largo etcétera.

Pero es que la gente a veces “se malea” con el uso de los mensajes en grupo. Si la idea era ir a almorzar por algún motivo -el wassap sirve para las coordinaciones-  y una vez pasada la fecha sigo recibiendo varios mensajes y en estos abundan los chistes, los memes, las cadenas de oración, los videos que circulan por las redes (y te consumen la memoria del celular), las fotos del perrito de la abuelita del sobrino de tu cuñada que vive en Estrasburgo… pues a mí, “me vale madre” y me cansa. Luego, si es cumpleaños de alguno (y el grupo es medianamente numeroso) nos vamos a empujar varios mensajes con la misma cantaleta, y si se le muere un pariente… ni les digo!!! En verdad, mano al pecho señores, nadie puede tirar la primera piedra.

La operación de “Silenciar notificaciones durante…” no arregla nada, porque igual vas a recibirlos. Es un engaño.

salirse del grupo 2

Un grupo peligrosísimo, es el grupo de “Madres del colegio”. Que Dios nos agarre confesados!!!! Suelen ser por lo menos unas veinte voces que intercambian información que varía desde las  tareas, los exámenes, los datitos, hasta meterle el raje al outfit de las profesoras. En verdad, os digo, uno ve de todo en las viñas del Señor.

O cuando a alguien se le ocurre meter en un solo grupo a todos sus contactos por temas de negocios, creyéndose San Martincito de Porres, y  termina juntando a perro, pericote y gato, y la verdad me parece un poco de mal gusto. En mi caso, en serio, tengo conocidos con los que no quiero hacer grupo.

salirse del grupo

Y la cosa puede complicarse, porque a veces, las personas que no son muy duchas en el manejo de la mensajería instantánea, o anda un poco distraída, confunde los mensajes y escribe algo en el grupo, que debería ir solo a un integrante de este.

De uno de los grupos que me salí en el segundo en el que me incluyeron fue el de mi promoción de colegio y lo digo públicamente, no es falta de cariño, te quiero con el alma, pero cuando vi el número de integrantes: 116 personas ¡¡entré en pánico!!

Que nadie se ofenda, razones sobran para salirse de un grupo y si alguien se quiere sentir ofendido, que sea, total… el que se fue, ya no se va a enterar.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s