Archivos Mensuales: abril 2018

Lo siento, mi niña

bty

Mi niña, lo siento. Pensé que te estaba criando para una sociedad igualitaria, democrática y en la que tu voz tuviera un espacio real.

Mi niña, lo siento. Creí que educarte como mujer conocedora de tus derechos y deberes, consciente de tu femineidad y orgullosa de ti misma sería suficiente para que te pararas en el mundo con fuerza propia.

Mi niña, lo siento. Soñé para ti hace más de dos décadas un ambiente más justo, donde todos respetaran los propios espacios, donde la igualdad fuera una bandera; la solidaridad, el escudo y el respeto, la escarapela.

Mi niña, lo siento. Imaginé un mundo menos violento, más moderno, más civilizado y que cuando caminaras libre por la calle lo hicieras con confianza.

Mi niña, lo siento. Mantuve en silencio mi miedo de mujer -expuesta al maldito abuso- , no quería heredártelos y por ello, que vivieras temerosa y rodeada de fantasmas agazapados en las esquinas, en los buses, en los festivales o inclusive, dentro de tu hogar.

Mi niña, lo siento. No quería para ti un nudo constante en el estómago, un vivir libre pero siempre con un “sin embargo”. Te lo juro, no quería.

Pero hoy, todo se hace evidente: no, no es una sociedad igualitaria;  si te paras con fuerza propia buscan tumbarte; la igualdad es una caricatura; lo civilizado es una quimera; los fantasmas han salido con rostros definidos y a veces, caminan en jaurías.

Te persiguen, te acosan, te queman, te gritan, te meten mano a su antojo, se hacen los “los locos”.

Mi niña, lo siento. Tienes que cuidarte tú sola, seguir usando tus propios mecanismos de defensa; usar el cerebro, el corazón, las uñas, la piel, las tripas, la vida.

Mi niña, lo siento. Siento que te he fallado, que no te di ese mundo con el que soñé. Fue una vana ilusión pensar que tus oportunidades de ser mujer serían mejores que las mías, ¿qué páso?

Mi niña, lo siento. Tú que lees, te informas, conoces la historia comprenderás que estamos caminando hacia atrás. La era del salvajismo no ha desaparecido. El mito del eterno retorno se hizo realidad.

Mi niña, lo siento. Si gritas eres una loca y corres el peligro de morir; si mantienes silencio le otorgas oportunidad a la maldad, a la mentira o peor aún, te arriesgas a que crean que estabas de acuerdo con la mierda que te estaban haciendo.

Mi niña, lo siento.

 

Anuncios

Más peor que burocracia estatal

bty

Prepárense y sírvanse un café:

Título original: “Más peor que  burocracia estatal ” o “Nadie quiere mi teta”

OPERTURA

Cuento con mi seguro Oncosalud. Por ello, me informé bien sobre cuál sería la mejor opción para realizarme lo que me corresponde como buena ciudadana que canta “yo sé cuidar mi cuerpo”. Me toca mi mamografía y ecografía de mama anual.

Llamé a la central porque dentro del chequeo preventivo la mamo- la realizan gratis , quería que me agendaran una cita en la Clínica Delgado (al igual que el año pasado) y poder hacerme dicha prueba. La operadora me dio día/hora para hacérmela y le aclaré que yo me encargaría de la ecografía de mama de manera particular porque esta no la cubría el seguro.

  • Señora, pero tiene otras pruebas más en el CP (chequeo preventivo). ¿No se las va a hacer?
  • -No señorita, gracias. Solo quiero hacerme la “mamo” y por mi cuenta la “eco”.
  • Pero señora, le informo que debería usted avisar por escrito que renuncia a lo otro para que no reclame después.
  • – No se preocupe señorita así lo haré, no voy a reclamar nada.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea; mi tiempo colgado por una teta.…………………………………………………

  • Gracias por la espera Sra. Cabieses, le ofrezco una cita el lunes 30 a las 9 am en la Clínica Delgado. ¿Está bien?
  • Perfecto, mil gracias señorita de Oncosalud. ¡Que tenga linda semana!

ALLEGRO

Al día siguiente llamé para sacar cita en la Clínica Delgado para la “eco”, y así hacer todo en una sola jornada.

  • Señora le podemos dar un turno el jueves 3 de mayo.
  • Uy, pero ¿no podría ser el lunes 30 a las 10 am por ejemplo? para que yo pueda empatar ambas citas.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea, mi tiempo colgado por una teta………..

  • Gracias por la espera sra. Cabieses pero  no se puede, eso no se lo cubre su seguro.
  • L-o  s-é, estoy consciente de que yo pagaré esa prueba de manera particular.
  • Muy bien señora, pero no hay citas libres en la mañana, solo tenemos entre las 12 del día y las 7 pm. Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea, mi tiempo colgado por una teta………………………..

  • Gracias por la espera, Sra. Cabieses, pero veo en el sistema que su mamo es el lunes 30 a las 9 am.
  • A sí  es  se ño ri ta, tal como le informé, por eso quiero otra cita seguida para poder hacer las pruebas consecutiva.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea, mi tiempo colgado por una teta…………………………..

  • Gracias por la espera, Sra. Cabieses, pero veo en el sistema que no hay citas libres y tendría que esperar en la clínica hasta después de mediodía.
  • Entiendo señorita, ¿podríamos cambiar la cita de la mamo a otra hora para ir una sola vez a la clínica?  …. (—no lo había dicho antes?????????)
  • El problema es que como usted la sacó a través de Oncosalud, son ellos los que tienen que hacer el cambio en el sistema.
  • Es decir, que Y O M I S M A  tengo que cancelar mi cita de las 9 am y sacarla después de las 12m como me indica.
  • Sí señora, esperamos su llamada, gracias por la preferencia.

ANDANTE

  • Buenos días señorita X, el día de ayer saqué una cita para una mamografía del CP (chequeo preventivo) pero me indican en la clínica que al ser pruebas consecutivas, debo cancelar la cita original para que “empate” con algún turno libre que tengan para la eco.
  • Señora, usted tiene derecho a otras pruebas más en el CP . ¿No se las va a hacer?
  • No señorita, gracias. Solo quiero hacerme la “mamo” y por mi cuenta la “eco”.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea; mi tiempo colgado por una teta……

  • Gracias por la espera Sra. Cabieses, ¿hay una cita para las 12 m del lunes 30, la toma?
  • Sí, Mil gracias señorita de Oncosalud., en este momento llamo a la Clínica para sacar turno para la eco ¡Que tenga linda semana!

ADAGIO (con algunos compases suprimidos)

  • Buenos días señorita J, le explico. Llamé hace 15 minutos para sacar una cita para la eco pero no había turno libre el 30 de abril por la mañana. Quisiera me den un turno que pueda empatar con mi mamo que es a la dos.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea; mi tiempo colgado por una teta…………………….

  • Gracias  por la espera Sra. Cabieses, no hay turnos disponibles a las 12.30 y el siguiente es a las 3 pm.
  • No entiendo, me dijeron que habían turnos libre de 12m a 7 pm.
  • Así es, pero los técnicos salen de refrigerio de 1 a 3 de la tarde.
  • Pero eso no me lo dijeron.
  • SILENCIO….ah no sé quién la atendió en la llamada anterior, pero le informó mal.
  • Ya… entonces yo me volveré a comunicar con ustedes.

ANDANTINO

  • Buenos días señorita X, hace un rato saqué una cita para una mamografía del CP, pero me indican en la clínica que no hay cita a la hora consecutiva de mi reprogramación.
  • Señora, pero tiene otras pruebas más en el CP (chequeo preventivo). ¿No se las va a hacer?  
  • No señorita, gracias. Solo quiero hacerme la “mamo” y por mi cuenta la “eco”.   (—no lo había dicho antes?????????)
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea; mi tiempo colgado por una teta.

  • Gracias por la espera Sra. Cabieses, una pregunta: ¿usted tiene una orden de un médico de la Clínica Delgado?
  • No señorita, tengo una orden de mi médico particular como he informado a todo aquel que me atendió.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea; mi tiempo colgado por una teta………

  • Gracias por la espera Sra. Cabieses, me indican en la Clínica Delgado que si no tiene una orden de un médico de la misma clínica no pueden darle la cita.
  • No entiendo, si la última vez que me hice los exámenes en la Delgado no tuve tantos problemas.
  • Manténgase en línea mientras reviso.

TIEMPO DE ESPERA, SIN MÚSICA… silencio total al otro lado de la línea;  mi tiempo colgado por una teta.

  • Gracias por la espera sra. Cabieses, me dicen en el área administrativa que la política ha cambiado y que si usted no se ve con un médico del staff, ese examen no se lo puede cubrir su seguro Oncosalud.
  • No entiendo, ¿¿¿¿necesito que mi teta me la vea un desconocido para que me autoricen las pruebas?????? ¡¡¡¡Porque mi teta no me la ve cualquiera!!!! por qué no me informaron eso antes cuando saqué el primer turno de la cadena.
  • SILENCIO….entiendo Sra. Cabieses pero quién la atendió en la llamada anterior le informó mal. Me indican además que en el lapso que pasó de sus últimos exámenes a la fecha las condiciones han cambiado.
  • Pero eso no me lo dijeron.
  • SILENCIO….ah no sé quién la atendió en la llamada anterior, pero le informó mal o algo pasó.
  • Mmmmmm, suspiro,mmmmm. G R A C I A S por todo. Ya veré cómo me hago las pruebas.

Mantengo la calma, MI teta se lo merece.

CODA

La vida, el tiempo, el estado emocional, la lucha preventiva contra la muerte… no valen nada. Los seguros son los primeros en saber que el Cáncer de Mama es el de más alta incidencia en las mujeres y por lo visto no te ayudan en nada para tú, mujer, puedas prevenirlo. Dirán que ellos te ponen las clínicas, que ellos lo cubren al 100%, la ecografía de mama debe acompañar también gratis dicho examen. Pero para el seguro las trampillas y laberintos son una mina de oro. Mi teta sin valor seguirá en la búsqueda de la justicia, yo soy la cliente, la pagadora y ellos quieren dejarme colgada.

 

Qué difícil es lo fácil

 

bty

Mira Schelden, sin título

He rescatado del olvido el pasaje de una novela que habré leído hace unos ocho años atrás, pero por lo visto no está muy lejano del presente inmediato.

“-¿Por qué es tan difícil vivir en este país?

-A veces he pensado que es debido a que hemos dejado de zurcir los calcetines – le dijo.

Ella lo miró inquisitivamente.

-Lo digo en serio- siguió él-. Cuando yo era pequeño, era todavía un país en el que uno zurcía sus calcetines. Yo aprendí incluso en la escuela cómo se hacía. Luego un día, de pronto, se terminó. Los calcetines rotos se tiraban. Nadie remendaba ya sus viejos calcetines. Toda la sociedad se transformó. Gastar y tirar fue la única regla que abarcaba de verdad a todo el mundo, seguro que había quienes se empecinaban en remendar sus calcetines. pero a estos ni se les veía ni se les oía. Mientras este cambio se limitó sólo a los calcetines, quizás no tuviera mucha importancia. Eso se fue extendiendo. Al final se convirtió en una especie de moral, invisible pero siempre presente. Yo creo que eso cambió nuestro concepto de lo bueno y lo malo, de lo que se podía y lo que no se podía hacer a otras personas, todo se ha vuelto mucho más duro. Hay cada vez más personas, especialmente jóvenes de tu edad que se sienten innecesarias incluso indeseadas en su propia sociedad. Y ¿cómo reaccionan? Pues con agresividad y desprecio. Lo más terrible es que además, creo que estamos solo al principio de algo que va a empeorar todavía más. Está creciendo una generación ahora, que van a reaccionar con más violencia aún. Y ellos no tienen el menor recuerdo de que, en realidad hubo un tiempo en el que uno se remendaba los calcetines. Un tiempo en el que no se usaban y tiraban ni los calcetines ni las personas.”

Interesante, preocupante… alarmante… Vivimos en un sistema que se dedica a hacer reglas que se rompen en un dos por tres, un sistema que se ha vuelto inmune a la corrupción, a la pobredumbre de corazón, pareciera que estamos sin antídoto.

“Si funciona para mí, es suficiente”, parece la consigna.

Nuestros hijos crecen en una atmósfera donde no se reflexiona sobre nada. Pero hay que insistir en el valor intrínseco de las cosas, hay que reforzar la toma de  conciencia del esfuerzo que se necesita para hacer lo correcto; no bajemos los brazos, no es tarde. Nunca es tarde.